Ángel Ariel

Arcángel Ariel pintado al óleo sobre tela, perteneciente al siglo XVIII, anómimo.

Ariel (Arael, Ariael, que significa “león de Dios”) es el nombre de un ángel en el apócrifo Esdras; Se le representa con cabeza de león. Cornelio Agripa decía: Ariel es el nombre de un ángel, pero a veces también de un demonio (ver aquí en wikipedia, ojo, no confudirse), y de una ciudad, de donde se llama Ariopolis, donde se adora al ídolo. En la Jerarquía de los Ángeles Benditos, Ariel se ubica como uno de los 7 príncipes que gobiernan las aguas y es “el gran Señor de la Tierra”. Los místicos judíos utilizaron Ariel como nombre poético de Jerusalén. En la Biblia el nombre denota, de diversas maneras, un hombre, una ciudad (Isaías 29), y un altar. También se menciona Ariel como un ángel que ayuda a Rafael en el cura de la enfermedad.

Ariel está en cargo del castigo en el mundo inferior. Él controla los demonios. Se le considera originalmente del orden de las virtudes.

Otras fuentes señalan que es ángel que protege a la naturaleza, a todos los seres vivientes ya sean visibles como invisibles. Por tanto, es muchas veces elegido el ángel protector de las mascotas.

Se le considera asimismo como ayudante del arcángel Rafael en la sanación de animales y personas así como en la compañía para protegernos de los peligros de los caminos y los viajes.

Las Virtudes

User:MatthiasKabel, cropped by User:Sailko, CC BY-SA 3.0 https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0, via Wikimedia Commons

Quinto coro de ángeles según la jerarquía de Pseudo Dionisio. Virtudes significa Poder, sobre todo
con lo que tenga que ver con los milagros y la magia. En ello consiste su trabajo: en hacer milagros.
Reciben las instrucciones de las Dominaciones. A través de las Virtudes, Dios gobierna las
estaciones, los elementos y los cielos tienen bajo su responsabilidad a los ángeles inferiores a ellos.
Los ángeles que ayudar a Jesús y a María en la ascendió a los cielos eran las Virtudes. También
ayudaron a Eva a prepararse para el nacimiento de Caín, según la tradición.