Arcángel Jegudiel

Icono ortodoxo del Arcángel Jegudiel.

El arcángel Jehudiel es también conocido como Jegudiel, Yehudiel, Jhudiel, Judiel y Gudiel. Su nombre deriva del hebreo, יהודיאל, o Yehudi-El, que significa “el que muestra gratitud hacia Dios”, “Alabanza de Dios” o “El que glorifica a Dios”.

Jehudiel es uno de los siete arcángeles en la tradición ortodoxa oriental. Es también uno de los siete que aparecen la antigua pintura Los siete arcángeles de Palermo.

Al arcángel Jehudiel se le conoce como el patrón de los trabajadores. Es especialmente asociado como asesor y defensor de los que trabajan en posiciones de responsabilidad, como los reyes, los jueces, los presidentes y todo tipo de líder.

A San Jehudiel se le considera como uno de los siete ángeles que describe Rafael en el Libro de Tobías, que es parte de la Biblia católica y ortodoxa: “Yo soy Rafael, uno de lo siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia.” (Tobías 12:15)

Aparece también en textos judíos como El libro de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica.

Atributos y símbolos del arcángel Jehudiel

Al arcángel Jehudiel se le representa con una corona en la mano y un látigo. La corona simboliza la recompensa por las labores espirituales y por hacer lo mejor posible para traer al mundo la gloria de Dios. El látigo representa la responsabilidad del poder. En el arte católico se le representa con un corazón en llamas en la mano, que simboliza el Sagrado Corazón de Jesús.

Otras labores del arcángel Jehudiel

El arcángel del trabajo: San Jehudiel da ánimos, sabiduría y fuerza a la gente que trabaja por la gloria de Dios. A este arcángel se le puede pedir ayuda para escoger una carrera, encontrar trabajo, completar tareas y proyectos, resolver problemas de trabajo, cultivar la paz en situaciones de trabajo, encontrar oportunidades para servir voluntariamente y de acuerdo con la voluntad divina, y llegar a realizar el propósito de vida que Dios tiene planeado para la persona.
San Jehudiel contra la envidia: San Jehudiel ayuda al ser humano a librarse de la envidia y los celos que matan la paz del alma. También protege de personas obsesionadas por los celos y la envidia.
Valentía y descubrimiento del ser: El arcángel Jehudiel puede darte el valor que te haga falta y ayudarte a entender quién eres realmente. Te guía también a aceptarte como eres y a obtener la sabiduría para hacer los cambios que sean necesarios en tu vida.
Patrón del Sacramento de la Extrema Unción: San Jehudiel lleva la flama de la salvación, símbolo de la misericordia de Dios y la corona de la victoria de la gracia que espera al ser humano en la próxima vida. También hace recordar la corona del sufrimiento de Jesús y los sufrimientos del ser humano durante la vida terrenal.
A San Jehudiel se le conoce como el portador del amor misericordioso de Dios.
Su día es el viernes.
Oración al arcángel Jehudiel

Santo arcángel Jehudiel, fuerte ángel y gran opositor de los espíritus malignos, ven en mi ayuda con todo tu ejército angelical. Asísteme en la lucha contra la envidia y los ataques que amenazan con destruir la paz. Quita de mi corazón toda maldad y llénalo de agradecimiento y de la misericordia de Dios. Amén.

Sin embargo, el texto de arriba, referido de origen desconocido en algunos sitios de internet, no dicen que Jegudiel es el arcángel que asiste a las personas en el tránsito de un duelo, que puede ser la muerte de un amigo, la pareja, familiar allegado o cualquier persona con la que tuviera una relación importante y significativa que la lleve a sufrir un duelo. En Reiki Tanatológico, del que hablaré en próximas entradas, su colaboración es muy importante.

Por lo tanto, Jegudiel, arcángel que venera la iglesia ortodoxa rusa, es el adecuado para este tipo de situaciones tan penosas.

Lo que has leído lo hago con mi trabajo voluntario. Si quieres ayudarme a mantener el servicio para poder pagar el servidor donde está alojada la web y seguir ofreciéndote contenidos, puedes hacer una donación pinchando en el botón. Te agradezco en el alma el reconocimiento a mi trabajo.