Archivo de la categoría: ARCÁNGELES

Ángeles en el Evangelio de San Mateo

https://pin.it/3cyMQep

Los ángeles serán los anunciadores de la Segunda Venida de Cristo. Recordemos que en la Primera, fue un arcángel, Gabriel, el anunciador.

Mateo 24, 29-31 Segunda Venida de Cristo.

29 Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días el sol se oscurecerá, y la luna no dará más su fulgor, los astros caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. 30 Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre, y entonces se lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gloria grande. 31 Y enviará sus ángeles con trompeta de sonido grande, y juntarán a los elegidos de Él de los cuatro vientos, de una extremidad del cielo hasta la otra.

Ángeles en el arte – El nacimiento de la Virgen María.

Erasmus Quellinus (Amberes, 1607 – Amberes, 1678) pintó esta maravillosa pintura que está en el Museo del Prado sobre el nacimiento de la Virgen María. Detrás de ella, al fondo, se ve a la madre de la Virgen, Santa Ana, siendo atentida por las comadronas.

En el cuadro vemos dos ángeles, que bien podían ser el Arcángel San Miguel, vestido de guerrero (no olvidemos que es el Jefe de las milicias celestiales) y al Arcángel San Gabriel, con una vara de azuzena. No olvidemos el vínculo del Arcángel San Gabriel con la Virgen María porque él fue quien le anunció el nacimiento de Jesús.

Maravilloso cuadro para contemplar. No olvidemos nunca que observar cuadros o fotografías de ángeles también es una manera de llamarlos y comunicar con ellos.

El Nacimiento de la Virgen
QUELLINUS, ERASMUS
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Ángeles en el Evangelio de San Mateo. Jesús es tentado en el desierto.

Jesús es tentado en el desierto. James Tissot, Public domain, via Wikimedia Commons

No podemos olvidar, porque ahí están, a los ángeles caídos, dispuestos a tentarnos en cada minuto de nuestra vida, para seguir rebelándose contra Dios. Lo intentaron con Jesús, pero obviamente, de nuevo, Satanás fracasó para bien de la Humanidad.

Jesús es tentado en el desierto Mt 4, 1 – 11

1Por aquel tiempo Jesús fue conducido al desierto por el Espíritu, para que fuese tentado por el diablo. 2Ayunó cuarenta días y cuarenta noches, después de lo cual tuvo hambre. 3Entonces el tentador se aproximó y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se vuelvan panes.” 4Mas Él replicó y dijo:
“Está escrito:
«No de pan sólo vivirá el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios».”
5Entonces lo llevó el diablo a la Ciudad Santa y lo puso sobre el pináculo del Templo; 6 y le dijo: “Si Tú eres el Hijo de Dios, échate abajo, porque está escrito:
«Él dará órdenes a sus ángeles acerca de Ti,
y te llevarán en palmas,
para que no lastimes tu pie contra alguna piedra».”
7Le respondió Jesús: “También está escrito: «No tentarás al Señor tu Dios».”
8De nuevo le llevó el diablo a una montaña muy alta, y mostrándole todos los reinos del mundo y su gloria, 9le dijo: “Yo te daré todo esto si postrándote me adoras.” 10Entonces Jesús le dijo: “Vete, Satanás, porque está escrito:
«Adorarás al Señor tu Dios,
y a Él sólo servirás».”
11Le dejó entonces el diablo, y he aquí que ángeles se acercaron para servirle.

Si quieres aprender reiki, escribe a alfonso.saborido@gmail.com (c) Alfonso Saborido

Ángeles en el Evangelio de San Mateo – La huida a Egipto

[[File:Valerio Castello Die Flucht nach Ägypten.jpg|Valerio Castello Die Flucht nach Ägypten]] Dominio Público

En estos tiempos de migraciones, refugiados, millones de personas trasladándose de un lugar a otro del mundo, huyendo de las guerras o del hambre, nos olvidamos de que el arcángel Gabriel avisó a José para que huyeran de Palestina a Egipto, para proteger la vida del Niño Jesús. Ojalá que todos los ángeles de la guarda, cuiden de estas personas que tienen que abandonar su tierra.

Huida a Egipto y matanza de inocentes – Mateo 2, 13-21


13Cuando se fueron, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:
—Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise,
porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.
14Se levantó, todavía de noche, tomó al niño y a su madre y partió hacia Egipto, 15donde
residió hasta la muerte de Herodes.
Así se cumplió lo que anunció el Señor por el profeta:
De Egipto llamé a mi hijo.
16Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enfureció mucho y mandó matar a
todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores; según el tiempo que había
averiguado por los magos.
17Así se cumplió lo que anunció el profeta Jeremías:
18Una voz se escucha en Ramá:
muchos llantos y sollozos;
es Raquel que llora a sus hijos
y no quiere que la consuelen
porque ya no viven.
Regreso de Egipto
19A la muerte de Herodes, el ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto 20y le
dijo:
—Levántate, toma al niño y a su madre y regresa a Israel, pues han muerto los que atentaban
contra la vida del niño.
21Se levantó, tomó al niño y a su madre y se volvió a Israel. 22Pero, al enterarse de que
Arquelao había sucedido a su padre Herodes como rey de Judea, tuvo miedo de ir allí. Y avisado
en sueños, se retiró a la provincia de Galilea 23y se estableció en una población llamada Nazaret,
para que se cumpliera lo anunciado por los profetas:
—Será llamado Nazareno.

Ángeles en el Evangelio de San Mateo

Sueño de San José. Goya. Imagen de Dominio Público. https://es.m.wikipedia.org/wiki/Archivo:Sue%C3%B1o_de_San_Jos%C3%A9_%28Goya%29.jpg

Iniciamos una serie de entradas con las apariciones de los ángeles en los Evangelios. Conocer la obra de los ángeles es importantísima para poder estar en contacto con ellos. Y recuerda, que mientras hables de ángeles, escribas de ángeles, veas películas de ángeles, etc… ellos están más cerca. De hecho, a tu lado y escuchándote.

Comenzamos con el sueño de San José donde se le aparece en sueños el arcángel Gabriel al marido de la Virgen María, anunciándole lo que iba a suceder: el nacimiento de Jesús.

Evangelio de San Mateo 1, 20-24 El Sueño de San José.

18El nacimiento de Jesucristo sucedió así: su madre, María, estaba comprometida con José, y
antes del matrimonio, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. 19José, su esposo, que era
un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, pensó abandonarla en secreto.
20Ya lo tenía decidido, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo:
—José, hijo de David, no temas recibir a María como esposa tuya, pues la criatura que espera
es obra del Espíritu Santo. 21Dará a luz un hijo, a quien llamarás Jesús, porque él salvará a su
pueblo de sus pecados.
22Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del
profeta:
23Mira, la virgen está embarazada,
dará a luz a un hijo
que se llamará Emanuel,
que significa: Dios con nosotros.

24Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y recibió
a María como esposa. 25Y sin haber mantenido relaciones dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús.

Los colores de los arcángeles

Siempre deseamos llevar a los arcángeles y a los ángeles con nosotros de alguna manera. Tenemos medallas, broches, estampas, fotografías, etc… os dejo como lo hago yo, que llevo a los cuarto arcángeles de una manera muy fácil, que muy poca gente sabe qué significa.

A cada arcángel le corresponde un color. Quizás el más conocido es del verde del arcángel Rafael, pero también tenemos el rojo de Uriel, el blanco de Gabriel y el azul de Miguel. En otros sitios, verás que hay discrepancias de colores, pero bueno, estos son los que yo utilizo.

Así que con un cordón de cada color, me he hecho una pulsera. Así de fácil. Y llevo permanentemente la presencia de los arcángeles conmigo. La pulsera es muy fácil de hacer: un cordón, un nudo y ya está.

El arcángel San Miguel y la ciudad de Kiev (Ucrania)

Cuando vemos en las noticias de actualidad de hoy, la ciudad de Kiev, bombardeada por la guerra entre Rusia y Ucrania, nos llama mucho la atención la imagen del Arcángel San Miguel en el centro de la ciudad.

San Miguel es el patrón de la ciudad y símbolo de la misma. Está en la Plaza de la Independencia y la estatua del arcángel está hecha bronce y oro. Esta vinculación se remonta a los tiempos de la ciudad de Kiev.

Con esta vinculación tan fuerte que tiene el arcángel San Miguel tiene con la ciudad nos surge la inquietante pregunta: ¿Cómo es que el arcángel San Miguel no ayuda a la ciudad de Kiev?

La pregunta es lógica pero tenemos que entender la misión de los arcángeles y los ángeles. Ellos tienen una relación personal con nosotros. Nosotros le pedimos todo lo que queramos que ellos nos darán lo qu puedan. Pero hay una cosa que se llama libre albedrío y es que al igual que hay personas buenas, hay personas malas. Y como hemos visto en entradas anteriores, al igual que hay ángeles buenos, hay ángeles malos.

Nos estamos enfrentando de nuevo a otro acto que forma terroríficamente parte cotidiana de la Historia de la Humanidad: la maldad y el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y del mal. Y ojo: no condeno a Rusia como culpable. Ni a Ucrania. Condeno a todas las personas que no evitan la guerra.

¿Qué hacemos entonces? No nos queda otra que la oración y la acción de no ser belicistas. Cuanto más personas pidan a San Miguel Arcángel, más poderoso será. En cierto modo, estamos ante la lucha de San Miguel de nuevo contra Satanás. Cuando las fuerzas del bien, las personas de bien, oremos y pidamos a los arcángeles, las fuerzas del mal serán menos poderosas y expulsadas de nuestras vidas.

Eso lo podemos también trasladar a nuestra vida personal. Cuanto más nos relacionemos con nuestros ángeles, y cuánto más hablemos de ellos a las personas receptivas, más poderosos serán. Se resume lo que escribo, en que cuánto más personas buenas existan guiadas por sus ángeles, menos sitio tendrá la maldad, la que produce las guerras, no solo la de Ucrania, en nuestras vidas.

Aquí os dejo un precioso vídeo con una oración para el Arcángel San Miguel.

Samael

Evelyn De Morgan(Life time: 2 May 1919), Public domain, via Wikimedia Commons

Ojo a este ángel. Me ha preguntado una alumna de reiki por él si era bueno o malo. Samael es un ángel caído, por lo tanto, trabajar con él, no es trabajar con la luz. Es todo oscuridad. De hecho su nombre significa ‘Ceguera de Dios’ o ‘Veneno de Dios’. Es uno de los arcángeles que se rebeló contra Dios y artífice del pecado original de Adán y Eva que los expulsó del Paraíso. Se cuenta que fue él quien plantó el árbol del conocimiento del bien y el mal, dónde creció la manzana que ofreció Satanás a Eva en forma de serpiente. Dentro de los cultos satanistas, es considerado uno de los demonios principales.

Samael es identificado también como el ángel de la muerte, como vemos en la ilustración que acompaña a esta entrada. Jefe de todos los demonios, por debajo de Satanás y comandante de sus ejércitos, un calco en negativo de San Miguel.

Antes de la caída y la rebelión, Samael era uno de los arcángeles más poderosos del coro de los serafines, por eso, tiene doce alas. Tiene poder sobre todas las naciones, excepto sobre Israel, en el que solo tendrá poder el día del Juicio Final, donde tendrá que luchar contra el Arcángel Miguel y éste, le vencerá y lo entregará al pueblo con grilletes.

También se cuenta que era el padre de Caín, que no era hijo de Eva, sino de Lilith. También tiene una fuerte relación con los ángeles de la prostitución.

Hay ciertas personas que consideran que Samael se reconvirtió y volvió al bien. No lo sabemos, pero lo cierto es lo que hizo. Mejor trabajar con ángeles y arcángeles que conozcamos y no con ángeles caídos de dudosa reputación. Tened en cuenta que el principal arma que tiene el diablo es la mentira. No os dejéis engañar nunca y trabajen con la luz.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica.
Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo
para la perdición de las almas. Amén.