Ángeles de la Navidad 4

Este maravilloso cuadro de la Anunciación, pintado por Sandro Boticelli hacia el año 1489, nos representa la llegada del Arcángel Gabriel con su ramo de gladiolos para presentarse ante la Virgen María y decirle aquello que tantas veces se repite al día en el mundo: ‘Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor está contigo’.

La Anunciación es el comienzo de todo y me parece admirable la sencillez del cuadro y todo lo que llena a los sentidos. Está en la Galería Uffizi de Florencia, en Italia. Es una pintura del periodo del Quatroccento.

Arcángel Jerahmeel

Figura del Arcángel Jerahmeel en el templo luterano de la Iglesia de Nuestro Salvador, Evangélica – Luterana, en Copenhagen, Dinamarca.

El nombre hebreo Jerahmeel (hebreo: יְרַחְמְאֵל Yəraḥməʾēl, tiberiano: Yăraḥmē̆ʾēl,[1] “Dios tendrá misericordia”),[2][3] que aparece varias veces en el Tanakh (ver el artículo Jerahmeel), también aparece en varias formas. como nombre de un arcángel en libros de los períodos intertestamental y paleocristiano.

El libro 2 Esdras, también conocido como 4 Ezra, es considerado canónico por la Iglesia Ortodoxa Etíope y se incluye dentro de los libros intertestamentales de los apócrifos en las Biblias protestantes utilizadas por las Iglesias luteranas y la Comunión Anglicana; ha llegado hasta nosotros en latín y aparece como apéndice de la Vulgata.

Hay una referencia en el capítulo 4, versículo 36, a Jeremiel (en latín Ieremihel), que, sin embargo, no aparece en todos los manuscritos. Otras versiones tienen Remiel o Uriel.[4] En este pasaje, el ángel o los ángeles (Uriel también está allí) están respondiendo las muchas preguntas de Ezra sobre el cielo y el infierno. Jeremiel (bajo cualquiera de sus alteraciones de nombre: Eremiel, Remiel, etc.) tenía un deber muy severo pero reconfortante en las eras precristianas.

Se le menciona en el capítulo 20 del Libro de Enoc escrito alrededor del [300 a.C.] como Remiel; uno de los siete santos ángeles que Dios puso sobre los que resucitarán. Más adelante en la teología cristiana, estuvo situado sobre el Seol (el inframundo) en la tradición abrahámica, en particular el “Seno de Abraham”, una región del inframundo casi idéntica en concepto a la idea griega de Elysium. Aquí Jeremiel se encargaba de aplacar a las almas justas que esperaban al Señor que allí residían. En el mundo poscristiano, el deber de Jeremiel evolucionó y se le asocia con San Simón Pedro como guardián del cielo. En ambos casos Jeremiel vela y guía al santo difunto en su viaje al más allá. Posiblemente debido a la influencia de Enoc 1 escrito antes.

Es un arcángel de paso que nos anima a cambiar de vida. También es el arcángel al que le podemos pedir que se desvele algo secreto.

Fuente: Wikipedia en inglés.

Ángeles en la Navidad

Los ángeles siempre nos han acompañado en la Navidad. Recuerda que para que los ángeles te escuchen y te puedan ayudar, tú tienes que hacerles presentes, ya sea en oraciones, dibujos, figuras, etc…

Así que estas Navidades a ver si consigo ir poniendo una buena colección de imágenes de ángeles navideños.

Feliz Adviento a todos y todas las personas que siguen este blog.

Antigua felicitación navideña del magnífico Ferrandiz.