El Prendimiento de Fra Angélico, Iglesia de San Marcos, en Florencia (Italia)

En esta entrada, no están visibles los ángeles, pero sí su fuerza y el servicio al que estaban velando: al mismo Dios, a Jesús.

Judas le había traicionado, le había vendido por 33 monedas y después de orar en el huerto de Getsemaní en su noche más triste, en la que un ángel le consoló mientras sus discípulos dormían, llegaron los soldados romanos para prenderle.

Sus discípulos se sublevaron y lucharon con los romanos. Fue cuando Pedro, que le negaría tres veces, le cortó una oreja a un soldado. Entonces fue cuando Jesús le dijo:

¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? (Mt 26,53)

El número doce es símbolico y lo que quería decir Jesús es que si Dios quisiera, todos los ángeles del cielo vendrían a defenderle.

Así pasa también con nosotros. Siempre que pidamos ayuda, nuestros ángeles vendrán. No legiones, porque no somos Dios y hay muchos humanos, pero si estará siempre presente nuestro ángel de la Guarda, nuestros arcángeles y los ángeles favoritos que evoquemos.

Recuerda: cuando leas sobre ángeles, cuando hables de ellos, ser harán presente y están a tu lado. Si quieres aprender reiki ángeles, sólo tienes que escribirme a alfonso.saborido@gmail.com Si no tienes hecho ningún nivel de reiki, es necesario que hagas el primer nivel. Será gratuito si te comprometes antes a estudiar los ángeles. Porque el conocimiento de los ángeles es un regalo para la Humanidad.

por alfard

Un comentario en «El Prendimiento de Jesús y las legiones de ángeles»

Deja un comentario