Arcángel Zadquiel o Zadkiel

Arcángel Zadquiel o Zadkiel

De Laurent de La Hyre – Web Gallery of Art:   Imagen  Info about artwork, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=507782

El Arcángel Zadkiel o Zadquiel, cuyo nombre significa, ‘Justicia de Dios’ o ‘Justicia Divina’ es un arcángel que se dedica a transformarnos en mejores personas. Zadquiel nos ayuda a evolucionar en el perdón, nos enseña a ser tolerantes, a tomar decisiones en nuestra vida para poder cambiar lo negativo que tengamos en positivo.

Su día es el sábado y su color el morado. Zadquiel también es el arcángel que prima en las celebraciones religiosas. Es el arcángel que se encarga de las comunidades que oran juntas. También es el arcángel dedicado a la música espiritual.

Zadquiel fue uno de los ángeles que siguió al Arcángel Miguel cuando el diablo se rebeló contra Dios. A Zadquiel se le identifica como el Arcángel que dijo a Abraham que sacrificara a su hijo Isaac y que paró su mano cuando éste estaba dispuesto a hacerlo, como nos cuenta el Génesis.

«Tiempo después, Dios quiso probar a Abrahán y lo llamó: «Abrahán.» Respondió él: «Aquí estoy». 2.Y Dios le dijo: «Toma a tu hijo, al único que tienes y al que amas, Isaac, y vete a la región de Moriah. Allí me lo ofrecerás en holocausto, en un cerro que yo te indicaré.» 3.Se levantó Abrahán de madrugada, ensilló su burro, llamó a dos muchachos para que lo acompañaran, y tomó consigo a su hijo Isaac. Partió leña para el sacrificio y se puso en marcha hacia el lugar que Dios le había indicado. 4.Al tercer día levantó los ojos y divisó desde lejos el lugar. 5.Entonces dijo a los muchachos: «Quédense aquí con el burro. El niño y yo nos vamos allá arriba a adorar, y luego volveremos donde ustedes.» 6.Abrahán tomó la leña para el sacrificio y la cargó sobre su hijo Isaac. Tomó luego en su mano el brasero y el cuchillo y en seguida partieron los dos. 7.Entonces Isaac dijo a Abrahán: «Padre mío.» Le respondió: «¿Qué hay, hijito?» Prosiguió Isaac: «Llevamos el fuego y la leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrificio?» 8.Abrahán le respondió: «Dios mismo proveerá el cordero, hijo mío.» Y continuaron juntos el camino. 9.Al llegar al lugar que Dios le había indicado, Abrahán levantó un altar y puso la leña sobre él. Luego ató a su hijo Isaac y lo colocó sobre la leña. 10.Extendió después su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo, 11.pero el Angel de Dios lo llamó desde el cielo y le dijo: «Abrahán, Abrahán.» Contestó él: «Aquí estoy.» 12.«No toques al niño, ni le hagas nada, pues ahora veo que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes.» 13.Abrahán miró a su alrededor, y vio cerca de él a un carnero que tenía los cuernos enredados en un zarzal. Fue a buscarlo y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. 14.Abrahán llamó a aquel lugar «Yavé provee». Y todavía hoy la gente dice: «En ese monte Yavé provee». 15.Volvió a llamar el Angel de Dios a Abrahán desde el cielo, 16.y le dijo: «Juro por mí mismo – palabra de Yavé – que, ya que has hecho esto y no me has negado a tu hijo, el único que tienes, 17.te colmaré de bendiciones y multiplicaré tanto tus descendientes, que serán tan numerosos como las estrellas del cielo o como la arena que hay a orillas del mar. Tus descendientes se impondrán a sus enemigos. 18.Y porque has obedecido a mi voz, todos los pueblos de la tierra serán bendecidos a través de tu descendencia.»»

Génesis, 22, 1-18

Acude al Arcángel Zadquiel cuando necesites perdonar y no puedas. En la práctica de reiki, puedes utilizar al Árcangel Zadquiel para vencer los estados de ansiedad que nos provocan las malas acciones que hemos podido hacer. Debemos combinar su invocación con el símbolo Sei He Ki.

Oración al Arcángel Zadquiel

Querido Arcángel Zaquiel. Me siento mal. He hecho daño sin querer. Estoy arrepentido de mis acciones. También me siento herido por las acciones de los otros y no me siento bien. No soy capaz de quitarme de encima la tortura de saber que he hecho daño. Tampoco sé ser generoso y ofrecer el perdón a quién me ha hecho daño.

Arcángel Zadquiel, transfórmame, haz de mí una persona nueva. Que en mi corazón no reine el rencor, que me lleva a la oscuridad. Haz que germine en mí el amor fraterno, que me lleva  a la luz.

Si quieres iniciarte en reiki ángeles pónte en contacto conmigo en alfonso.saborido@gmail.com Pon un comentario para suscribirte a las próximas entradas y recibir un aviso en tu correo electrónico. Comparte esta publicación si quieres que el conocimiento de los ángeles llegue a cuánta más gente mejor. Muchas gracias.

Deja un comentario